martes, 1 de marzo de 2011

Felicitación de Pascua para todo niño al que le guste "Alicia"

Querido niño:

Por favor, imagínate, si puedes, que estás leyendo una carta de veras, escrita por un amigo al que conoces de veras y cuya voz te parece poder escuchar deseándote, como yo te deseo con todo corazón, unas felices Pascuas.

¿Conoces esa deliciosa sensación de ensueño, cuano uno se despierta por primera vez, una mañana de verano, con el gorjeo de los pájaros en el aire, y la fresca brisa que va entrando por la ventana abierta; cuando, indolentemenete acostado, y con los ojos emdio cerrados, ve uno como en sueños las verdes ramas mecerse o el agua rizarse en una luz dorada? Es un placer muy próximo a la tristeza, que hace saltarle a uno las lágrimas, igual que la visión de un cuadro hermoso o de un poema. ¿Y no es esto también como la delicada mano de una madre que descorre las cortinas y su dulce voz que te invita a levantarte? ¿A levantarte y a olvidar, en la brillante luz del sol, los feos sueños que te asustaban cuando estaba todo oscuro? ¿A levantarte y a gozar de otro día feliz, arrodillado antes que nada para dar gracias a ese Amigo invisible que te envía la hermosa luz del sol?

¿Son propias estas extrañas palabras de un escritor de cuentos como Alicia? ¿Es esta extraña carta propia de un libro sin sentido? Puede ser. Algunos quizá me culpen de entremezclar cosas graves y alegres; otros quizá sonrían y consideren raro que alguien se ponga a decir cosas tan solemnes fuera de de la iglesia y en domingo: pero pienso -no, estoy seguro- que ciertos niños leerán esto con dulzura y cariño, y en el espíritu en que lo he escrito.

Pues no creo que Dios quiera que divisamos así la vida en dos mitades_ poner un rostro grave los domingos y pensar que ni siquiera está bien mencionarle entre semana. ¿Crees que a Él le gusta ver únicamente figuras arrodilladas y escuchar sólo plegarias, y no ver brincar también a las ovejas a la luz del sol y escuchar las alegres voces de los niños mientras se revuelcan por el heno? Seguramente la risa inocente es tan dulce a Sus oídos como la más excelsa antífona surgida de la "media luz religiosa" de alguna solemne catedral.

Y si he escrito algo para añadir a esos depósitos de inocente y sana diversión, contenidos en libros para niños a los que tanto quiero, es algo seguramente que me permitirá mirar hacia atrás con confianza, sin vergüenza ni pena (¡pues cuánta vida entonces debe ser evocada!), cuando me llegue el turno de caminar por el valle de las sombras.

Se alzará el sol sobre ti en estas Pascuas y sentirás su "vida en cada miembro" y ganas de precipitarte al aire libre de la mañana...y otras muchas Pascuas vendrán y se irán, antes de que te veas débil y encanecido, arrastrándote fatigosamente para tomar el sol una ves más; pero es bueno, incluso ahora, pensar a veces en esa gran mañana cuando " el Sol de la Verdad se alce con el alivio en sus alas".

Seguro que tu alegría no va a ser menor al pensar que un día verás una aurora más espléndida que ésta; cuando tus ojos encuentren visiones más amorosas que los ondeantes árboles o las rizadas aguas; cuando manos angélicas descorran las cortinas y una voz aún más dulce que la de una madre amorosa te invite a despertar ante el nuevo y glorioso día; y cuando toda la tristeza y el pecado que oscurecían la vida en esta mezquina tierra se olviden como sueños de una noche pasada.

Tu afectuoso amigo,
LEWIS CARROLL
Pascua, 1876

2 comentarios:

Ayelen dijo...

Gracias por la visita! Sos bienvenida cuando quieras.

XXX

M.rolez dijo...

Veeen ! Seremos bastantes y nos lo pasaremos genial !! comunicación y audiovisual? en que curso vas? :) Pues eso veen !! Muchos besos !
www.mrolez.com